Las naranjas y las circunstancias

naranja

Me le metí cual taxista y no me dejó pasar, me tocó el claxon y hasta prendió las luces. Era un jetta negro y el wey, si hubiera estado en un restaurante/bar/brunch/cocktail/despedida y nos hubiéramos topado en la barra o la mesa o lo que sea, hubiéramos platicado, reído y hecho bromas sofisticadas. Hubiera sido el amor de mi vida o y o el suyo, pero no. Soy la naca que se quiso meter a fuerza en el tráfico y él el que no me dejó pasar. Así las circunstancias. Así los roles de la vida. Así las conexiones. Yo la cafre, él el impaciente.
Mañana si te encuentro no te voy a reconocer.
¿Soy yo que te encontré o tú me que me encontraste? –se preguntó el afortunado al encontrar al amor de su vida. Supo que era el amor de su vida cuando se le estrelló en un cruce sin alto. Casi la mata, pero no. Luego se casaron y vivieron felices para siempre, es decir, codependientes para siempre, es decir, su media naranja #yasí. Su media toronja, su medio pomelo. Desayunaban con jugo de naranja fresco todos los días exprimidos de los naranjos del jardín que habían plantado en la casa que compraron justo después de casarse. El árbol de la izquierda era el de ella y el de la derecha era de él. Le pedían a la sirvienta que recogiera el mismo número de naranjas de cada árbol y al partirlas, exprimiera una mitad de la misma naranja en la jarrita de ella y la otra mitad en la jarrita de él. El detalle estaba en que la mujer a escondidas le pedía que a su jarra le echara la botella de vodka para así poder pasar el día. Cuando él se equivocó un par de veces en 30 años y se sirvió de la jarrita equivocada, sólo frunció el bigote, hizo una mueca y no dijo más.
Así las circunstancias, así los roldes de la vida. Así las conexiones.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

El agua de las nubes

IMG_6677

Oí hoy en una de esas mini cápsulas informativas de 90.5 FM que en los últimos 30 años la  cantidad de agua por persona ha disminuido de unos 11 mil litros cúbicos a 4 mil. No especificaron si en el DF, en México, en el mundo…. Tampoco recuerdo si esas fueron las cifras exactas, pero da igual. El agua no ha disminuido, o se ha reducido, o se ha escapado, somos nosotros los que hemos aumentado de número. Más gente, menos agua. Más gente, más orina.

Hace mucho oí en otra cápsula de radio el clásico “¿Sabías qué….?”… y decía “¿Sabías que el agua que tomamos ahorita es la mimsa agua que bebían los dinosaurios?”

Y pensé en el agua de los dinosaurios ahora que los días pasados estuvieron tan bonitos en el DF, cuando se veían los volcanes y se pensaba en La región más transparente. Pensé en el ciclo del agua y en que tal vez siempre hay algo que se escapa a la atmósfera, algo que se nos escapa a simple vista, algo que no es lo que es, o que es de otro modo. Algo diferente que no tiene nombre, pero es.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Everything’s gonna be alright

Todas las películas de drama y de acción y de amor incluyen la clásica frase de:
everything’s gonna be alright
Como cuando la casa explota y ella llora, él la abraza y le dice:
everything’s gonna be alright
Como cuando viene la marabunta de zombies que ya se comió a toda su familia, ella toda traumada escapa, se esconde y él la abraza y le dice:
everything’s gonna be alright
Como cuando su vida ya no tiene sentido después de divorciarse, está a punto de tirarse del puente, ella lo abraza y le dice:
everything’s gonna be alright
Como cuando atropellan a su perrito, su mamá lo abraza  y le dice:
everything’s gonna be alright
Como cuando llega el tornado más Godzilla más Jurassic Park más tsunami más zombies más contagion más la mafia rusa y mexicana e italiana y los terroristas y los kamikaes y los aliens y todos amagan con destruir el mundo, que de hecho ya está destruido, y ella corre, se tropieza, cae, ya sin fuerzas, sin ganas, derrotada, llora, él la cubre, la protege, la abraza y le dice:
everything’s gonna be alright. Pero sabemos que nada, nada, nada va estar bien porque el mundo en la pantalla acaba de acabarse, ella acaba de morirse de sobredosis, él está triste sin ganas de seguir viviendo y a punto de tirarse del noveno cuando alguien le dice:
everything’s gonna be alright
Entonces le decía a Miguel que cuando escriba guiones para sus próximas películas se ahorre esa frase tan cliché, y él me dice que everything’s gonna be alright. Y me doy cuenta que estaba equivocada. Ahora sé que cuando veía la casa blanca explotar y los aliens triunfar:
everything’s gonna be alright
Porque me he topado con esta imagen:
happy ending
Y esto no se acaba hasta que se acaba.

Publicado en Uncategorized | 1 comentario

But want me

Hay canciones a las que acudes en momentos de necesidad, como por impulso, saltan en tu cerebro inconscientemente, las tarareas y repites mil veces.
Si te encontraras en una isla desierta y pudieras solo escoger una cosa, sería esa canción, porque sin ella no puedes vivir, porque ella te hace sentir bien, porque te entiende, porque la entiendes, porque a pesar de que casi nunca la oyes, sabes que She is the one… Aunque no vaya contigo en el coche, o en tu ipod, en tu compu o lo que sea. Tampoco es que la presumas. Raras veces hablas de ella. Es más, sabes que es tan buena que no quieres que nadie la oiga. No quieres que nadie la arruine. Que nadie la contamine con sus opiniones. No quieres que sea de todos. Es tu secreto mejor guardado.
Es tuya.
Y no está ahí siempre, pero nunca falla. Llega cada vez que te sientes vivo.

Como Amy Adams en la película Sunshine Cleaning:

There’s not a lot that I am good at. But I’m good at getting guys to want me. Not date me, or marry me, but want me.

Y viceversa.

Amy Adams es una gran actriz.

amy

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Un día más es un día menos

¡Buenos días! Un día más es un día menos sería el slogan de los “cubitos” de azúcar en forma de calaveritas que se han visto por ahí en días de Halloween o el Día de Muertos.

La verdad es que los encontré googleando imágenes bajo la búsqueda “morning coffee” y fue creepy:

sugar skull

Como diciendo: buenos días, este podrá ser el último café que tomes, o sea que disfrútalo.
O como diciendo: llégale a la rutina de siempre, igual ya te andan pisando los talones.
O como diciendo: you are already dead, even if you didn’t eat the salmon mousse (ver The Meaning of Life, the Monty Python):

Todo depende del color del cristal con que se mire. Creepy entre el contraste del negro del café y el blanco del azúcar que se diluye creando el efecto como si la muerte brotara en tu bebida avisando que aproveches este día desde temprano porque será el último.

O en onda cool estilo marketing para días festivos… así como compras pan de muerto y calaveritas de azúcar y chocolate, puedes comprar azúcar de muerto, para endulzar tu bebida con la sabiduría de quienes han partido antes que tú.

sugar

skulladd

Felices buenos días tengan todos ustedes.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Agua embotellada

agua

Pus ya estuvo no?
Uno sale a la chama a hacer lo mejor que puede
Y ¿por qué?
Se pregunta la mayoría en el tercer trago que comparte en el “salud”
Porque no hay opción, porque así es
El impulso
Acaso dios tuvo opción cuando creó la vida?

La tuvo?

La hizo y ya
Hacia delante. Como el tiempo.

Ese impulso de hacer las cosas más allá de tus necesidades o de las preguntas de rigor.

We are slaves of time and space
Como el reloj de Baudelaire
Impassive clock! Terrifying, sinister god,

¿Sabías que el tiempo es una invención? El tiempo no existía antes del hombre. Los gatos, leones, palomas y lobos no miden el tiempo ni la distancia, no tienen segundos ni minutos ni días ni metros ni kilómetros. Tampoco piensan en mañana. Solo se despiertan buscando agua. Si no la encuentran mueren. No la guardan en vasijas o botes o botellas de litro y medio, menos en garrafones. ¿Por qué almacenarla si no hay mañana?
O dicho de otro modo: puedes quitarte el tiempo de encima. Puedes deshacerte del tiempo ignorándolo
Como lo que no es.
Lo que no sabes que fue.
Lo que no sabes que será.
Como los locos, los inocentes, las víctimas y los ovnis. Volviéndote un loco.

Las palabras definen.

Tanto que el tiempo va hacia delante y no podemos viajar atrás en el tiempo. You can’t stop growing old. Decaying. Decomposing. La gente se opera, se corta la cara y se la vuelve a pegar. No quiere perecer.
Excepto en Futurama y las caricaturas.
Es por eso que volvamos a Baudelaire y su poema:

Get drunk One should always be drunk. That’s all that matters; that’s our one imperative need. So as not to feel Time’s horrible burden one which breaks your shoulders and bows you down, you must get drunk without cease. But with what? With wine, poetry, or virtue as you choose. But get drunk. And if, at some time, on steps of a palace, in the green grass of a ditch, in the bleak solitude of your room, you are waking and the drunkenness has already abated, ask the wind, the wave, the stars, the clock, all that which flees, all that which groans, all that which rolls, all that which sings, all that which speaks, ask them, what time it is; and the wind, the wave, the stars, the birds, and the clock, they will all reply: “It is time to get drunk! So that you may not be the martyred slaves of Time, get drunk, get drunk, and never pause for rest! With wine, poetry, or virtue, as you choose!” Charles Baudelaire

O a Silversun Pickups

Publicado en Uncategorized | 1 comentario

Si miras de cerca, nada es lo que parece

Publicado en Uncategorized | 1 comentario