Una sucesión de puntos

sucesión de puntos
Para mejorar mi quejoso y lamentable estado de un lunes por la mañana en el trayecto al trabajo, decidí escuchar Cast your fait into the wind, de George Winston, y dejar mis problemas fluir con el viento. Pensé en las notas del piano y cómo es que la tensión de una cuerda genera cierto ruido y luego otro y otro y combinados, todos juntos crean cierta composición armoniosa para el acostumbrado.

Entonces me acordé que la maestra de matemáticas o geometría o la que fuera, en las clases de primaria o secundaria o prepa, hacía siempre la pregunta básica de rigor.

¿Qué es una línea?
Y nosotras las alumnas zombies: una sucesión de puntos.

Pero yo no entendía. Pensaba: una línea es una línea, y un punto es un punto, y una sucesión de puntos es una sucesión de puntos en forma de raya o línea o círculo o lo que sea….. Nunca levanté la mano para pedir la aclaración y preferí dejar la respuesta en el cajón de las respuestas automáticas y sin sentido de la enseñanza escolar clásica de las escuelas católicas.

Fue después, escuchando sobre todo música electrónica, que capté el concepto de la línea como sucesión de puntos, así como los tracks y las rolas de los djs son sucesiones de ruidos del sintetizador, o la materia y los elementos son la sucesión de combinaciones de números atómicos y así sucesivamente hasta llegar al Matrix o a mi brain transplant.

brain transplant

O a conocer la existencia del Theremin.

theremin

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

We are doomed, doooooooooooooomed I tell you!

We are doomed, doooooooooooooomed I tell you! Favor de leer la frase así:

o así:

o así:

o así:

Y ya después leer al profesor Gerardo Ceballos, de la UNAM, explicar por qué estamos, como dicen en el Génesis de la Biblia, condenados…

extinción

http://takingnote.blogs.nytimes.com/2015/06/23/skyrocketing-extinctions-put-humans-at-risk/?smid=fb-nytimes&smtyp=cur

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

I know I’m supposed to give a fuck, but I don’t care.

Dice. Kate Moss. En su libro.kk

kate_moss_smoking

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario

There’s a disconnect between what we know and what we do

Cosmos-1

Un extracto del capítulo “The Immortals”, de Cosmos, a Spacetime Odyssey:

But what about civilizations that self-destruct? Our economic systems were formed when the planet and its air, rivers, oceans, lands, all seemed infinite.
They evolved long before we first saw the Earth as the tiny organism that it actually is.
They’re all alike in one respect they’re profit-driven, and therefore, focused on short-term gain.
The prevailing economic systems, no matter what their ideologies, have no built-in mechanisms for protecting our descendants of even 100 years from now, let alone, 100,000.
In one respect, we’re ahead of the people of Ancient Mesopotamia.
Unlike them, we understand what’s happening to our world.
For example, we’re pumping greenhouse gasses into our atmosphere at a rate not seen on Earth for a million years.
And the scientific consensus that we’re destabilizing our climate.
Yet our civilization seems to be in the grip of denial; a kind of paralysis.
There’s a disconnect between what we know and what we do.
Being able to adapt our behavior to challenges is as good a definition of intelligence as any I know.
If our greater intelligence is the hallmark of our species, then we should use it, as all other beings use their distinctive advantages to help ensure that their offspring prosper, and their heredity is passed on, and that the fabric of nature that sustains us is protected.
Human intelligence is imperfect, surely, and newly arisen.
The ease with which it can be sweet-talked, overwhelmed, or subverted by other hard-wired tendencies, sometimes themselves disguised as the light of reason, is worrisome.
But if our intelligence is the only edge, we must learn to use it better.
To sharpen it.
To understand its limitations and deficiencies.
To use it as cats use stealth before pouncing.
As walking sticks use camouflage.
To make it the tool of our survival.
If we do this, we can solve almost any problem we are likely to confront in the next 100,000 years.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Limbo

Hay una obra de teatro que se llama Limbo que no he visto y de la cual naturalmente no necesito el guión porque ya lo sé.
Limbo cuando te amanece la fiesta tras 18 horas y no sabes si vienes o vas, si los de afuera vienen o van, pero el mundo sigue girando, el tiempo suspendido entre las horas de la tarde sin tiempo y el ritmo cardiaco que dice: esto no se acaba hasta que se acaba. Tal vez con un clamato y cerveza, que sirve para bajar los hormigueos de las manos y la cara. La rutina de los vecinos te indica que hay un horario de 24 horas normal con la gente entrando y saliendo y uno ni aquí ni allá, sino en el limbo, sin tiempo y espacio, en su propio tiempo y espacio. En el limbo.

Pero bueno, hay una obra que se llama Limbo y se presenta en el Teatro Milán hasta el 5 de abril:

Screen Shot 2015-03-10 at 9.54.33 PM

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Life Itself

life-itself-poster1

Fui a ver Life Itself, nadie ha ido a verla? No había nadie en la sala pero había mucha gente en el cine viendo otras cosas en otras salas y pensé que sería mejor que se metieran a la sala 5 a ver la que yo veía porque:

    • Roger Ebert te acerca al cine.
      “We all are born with a certain package. We are who we are: where we were born, who we were born as, how we were raised. We’re kind of stuck inside that person, and the purpose of civilization and growth is to be able to reach out and empathize a little bit with other people. And for me, the movies are like a machine that generates empathy. It lets you understand a little bit more about different hopes, aspirations, dreams and fears. It helps us to identify with the people who are sharing this journey with us.” -Roger Ebert.
    • Si tanto vemos películas, también podemos ver algo sobre alguien que dedicó su vida a reseñarlo. “He’s being writing for half the history of feature films.”
    • Y cine aparte. Te enseña  que cuando amas lo que haces, lo demás no importa, como no tener mandíbula inferior, no poder hablar, comer o tragar. “When I write, I fall into the zone many writers, painters, musicians, athletes, and craftsmen of all sorts seem to share: In doing something I enjoy and am expert at, deliberate thought falls aside and it is all just THERE. I think of the next word no more than the composer thinks of the next note.” -Roger Ebert.
      “He’s a soldier of cinema who cannot even speak anymore, and he plows on and that touches my heart very deeply.” -W. Herzog
    • I do not fear death.”I believe that if, at the end, according to our abilities, we have done something to make others a little happier, and something to make ourselves a little happier, that is about the best we can do. To make others less happy is a crime. To make ourselves unhappy is where all crime starts. We must try to contribute joy to the world. That is true no matter what our problems, our health, our circumstances. We must try. I didn’t always know this and am happy I lived long enough to find it out.” -Roger Ebert.
    • Sus reseñas http://www.rogerebert.com/reviews
Publicado en Uncategorized | 4 comentarios

Las naranjas y las circunstancias

naranja

Me le metí cual taxista y no me dejó pasar, me tocó el claxon y hasta prendió las luces. Era un jetta negro y el wey, si hubiera estado en un restaurante/bar/brunch/cocktail/despedida y nos hubiéramos topado en la barra o la mesa o lo que sea, hubiéramos platicado, reído y hecho bromas sofisticadas. Hubiera sido el amor de mi vida o y o el suyo, pero no. Soy la naca que se quiso meter a fuerza en el tráfico y él el que no me dejó pasar. Así las circunstancias. Así los roles de la vida. Así las conexiones. Yo la cafre, él el impaciente.
Mañana si te encuentro no te voy a reconocer.
¿Soy yo que te encontré o tú me que me encontraste? –se preguntó el afortunado al encontrar al amor de su vida. Supo que era el amor de su vida cuando se le estrelló en un cruce sin alto. Casi la mata, pero no. Luego se casaron y vivieron felices para siempre, es decir, codependientes para siempre, es decir, su media naranja #yasí. Su media toronja, su medio pomelo. Desayunaban con jugo de naranja fresco todos los días exprimidos de los naranjos del jardín que habían plantado en la casa que compraron justo después de casarse. El árbol de la izquierda era el de ella y el de la derecha era de él. Le pedían a la sirvienta que recogiera el mismo número de naranjas de cada árbol y al partirlas, exprimiera una mitad de la misma naranja en la jarrita de ella y la otra mitad en la jarrita de él. El detalle estaba en que la mujer a escondidas le pedía que a su jarra le echara la botella de vodka para así poder pasar el día. Cuando él se equivocó un par de veces en 30 años y se sirvió de la jarrita equivocada, sólo frunció el bigote, hizo una mueca y no dijo más.
Así las circunstancias, así los roldes de la vida. Así las conexiones.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario